Masaje terapéutico

Home / Terapias / Masaje / Masaje terapéutico

Cuando los músculos se someten a esfuerzos acumulan sustancias (ácido láctico) que causan incomodidad, dolor y rigidez.  El masaje corporal acelera la eliminación de estas sustancias tóxicas, permitiendo la recuperación de los músculos y articulaciones. El masaje mejora la circulación de la sangre y el flujo de la linfa.  Esto ayuda a llevar nutrientes a las células y a eliminar impurezas. El masaje también aumenta la capacidad de la sangre para transportar oxígeno. Al igual que cuando se realiza ejercicio físico, con el masaje se liberan endorfinas, que producen una sensación de bienestar y ayudan a combatir el dolor. El masaje ayuda a mantener la flexibilidad de los músculos. También a reducir el estrés. Y puede ser utilizado también para mejorar los estados de ánimo.

El masaje terapéutico es el más interesante, aunque también se realizan modalidades como el masaje estético o relajante. Hay distintos tipos de masaje terapéutico. El masaje sueco es el más tradicional y se basa en la aplicación de los conocimientos de anatomía y fisiología occidentales. Es la técnica de masaje más empleada en la actualidad. Las manipulaciones básicas son el effleurage (movimientos largos y deslizantes de la mano sobre la musculatura); el petrissage (movimientos de compresión y estiramiento sobre zonas musculares concretas); el palmoteo o percusión y la vibración.

Otras modalidades de masaje son el drenaje linfático manual, que consiste en actuar sobre el sistema linfático para depurarlo. La circulación linfática tiene como función principal oxigenar y nutrir las células, acarreando las toxinas y deshechos de los tejidos hacia el torrente sanguíneo. La reflexología es una técnica de origen chino basada en la estimulación de distintos órganos y partes del cuerpo mediante la manipulación de otras zonas, principalmente las manos y los pies. Existen mapas zonales que representan todo el cuerpo en la planta del pie o de la mano. Es un masaje reflejo indicado para aliviar el estrés y la ansiedad. Otra técnica oriental es el shiatsu (presión de los dedos) que se basa en la manipulación con los dedos mediante la presión en los músculos y articulaciones. Se combina con estiramientos suaves y movimientos rítmicos. Es fundamentalmente una técnica de relajación.

Una sesión de masaje puede  durar entre quince minutos y una hora.  Por lo regular una sesión de quince minutos se limita a la espalda y los hombros. Las sesiones de una hora, por lo general cubren el cuerpo entero desde la cabeza hasta los pies, y en estos casos se emplea una mesa y aceites especialmente preparados. Los beneficios de esta práctica se obtienen mediante el uso frecuente y no esporádico de la misma. Y resulta fundamental que las técnicas sean aplicadas por profesionales cualificados.